viernes, 19 de agosto de 2011

Poder respirar sin preocuparme por lo que respiro.

Porfín, porfín poder cerrar los ojos y sentir que no hay problemas, que no hay estrés. Relajarte aunque sea solo un momento, un segundo. Dejar los estudios a un lado, los libros, las discursiones, olvidar todo aquello que me preocupa, todos esos problemas agonizantes, que no paran de atormentarme día a día. Poder olvidar solo un segundo lo que me rodea, solo mi música y yo, en un lugar donde nadie me conozca, sola, sin nadie al que ayudar, sin nadie que me ayude, por primera vez necesito esa soledad a la que tanto he temido a lo largo de mi vida.
Poder dormir, porfín sin problemas. Relajante relajamiento. Permitirme ese respiro que tanto tiempo llevo esperando. Y no me vendrá nada mal desconectar unos días, poder respirar sin preocuparme por lo que respiro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario