jueves, 29 de septiembre de 2011

Malditos diablos cariñosos.

A la espera de un mundo nuevo, en el que las depresiones no existan, solo pueda sonreír, porque ya estoy harta de todo. Cansada de tantas y tantas discrusiones, de tantos llantos, no sé cuando acabará todo. No sé cuando podré dejar de sentirme una mierda, no sé cuando me sentiré parte de ello. Yo ya no se nada, solo que nada es perfecto, ahora es cuando me doy cuenta de las cosas, quizás sea mal pensada, pero piensa mal y acertarás, primero uno y luego el otro, caen de uno en uno solo queda uno, ya los demás se rindieron, y quizás sin nadie saberlo todo acabó, ya el último hasta se rindió, ¿quién sabe?. Ya no queda nada, el campo se quedó vacío, hasta de allí se siente excluido aquel ángel deambulante del diablo. Tonta de mi que pensé que todo iba bien. Malditos demonio disfrazados de angeles como engañan. Porque es en esas noches en las que me dicen que sueñe con los angelitos,¿qué angelitos?, esos que clavaron sus uñas y alas en mi corazón, eso no son angeles, son malditos diablos cariñosos.

martes, 27 de septiembre de 2011

Echar de menos algo que realmente nunca tuvistes.

Y no saber ya ni que pensar.
Limitarme a echar de menos aquello que creía felicidad.
Realmente no apercio nada ahora.
Solo quedan aquellos miseros recuerdos.
No encuentro tranquilidad alguna.
Ahora siento que todo tiene que acabar.
Pienso que no se lo que pienso.
Quizás todos me mientan.
Deseo estar en otro lugar.
Bajo tierra.
Cerrar los ojos para nunca más despertar.
Y ya no entiendo nada.
Solo tengo esos malditos recuerdos.
Sufrimiento, tras sufrimiento.
Soledad infernal.
Ansiedad mortal.
Ojalá bajo tierra estuviera mi lugar.
Duele.
Duele echar de menos algo que nunca tuvistes.

Malditos recuerdos, I hate all in this moment.
But when I open my eyes is all bad.
I want to die in this moment.
Please.

lunes, 26 de septiembre de 2011

Rachas, malditas rachas.

Y es uno de esos instantes en los que te sientes como una mierda y todo son problemas, pero aún así intentas solucionar los problemas de los demás. Uno de esos instantes en los que te sientes una mierda. Uno de esos instantes en los que todo, absolutamente todo en tu infernal vida está mal, y ves que nada merece la pena. Porque dicen que son malas rachas, pero las malas rachas no son tan largas, y esto duele, duele demasiado. Siento vivir en una agonía que nunca acaba, en un mundo que nada es felicidad, veo esperanzas, tengo sueños, pero al fín y al cabo todo se va a la mierda, tarde o temprano.Porque no veo luz en este tunel eterno. Porque todos son problemas, nada es fácil, nada son sonrisas. Todo tiene que acabar pero ¿cuándo?, ¿cuándo narices va a acabar este sufrimiento?. Yo no puedo más, estoy harta de todo. Unos juzgan, otros maltratan, otros cotillean, otros simplemente pasan. Pero ante todo, todo esto yo me rindo. Lo siento no se que más hacer. Deseo cerrar los ojos y no volverlos a abrir nunca más. Ante todo no seré lo que dicen y quieren que sea, a pesar de lo que digan soy yo, la misma de siempre, yo lo sé y quiero que solo me importe eso. Nada es lo que era, supongo que todo cambió, pero la soledad abunda en mí.
Rachas, malditas rachas que no tiene fín.


sábado, 24 de septiembre de 2011

Esa frialdad.

Odio tanto esto, odio ser así. Odio tanto este frío. Eso que siento por dentro. Miro congelada cada pedazo de hielo. Pero no se funde, no queda paciencia, no queda tiempo, no se funde el hielo que tengo por dentro. Siento tanto frío, ya nadie me abriga, la soledad la busqué yo. Nadie tiene la culpa más que yo. Solo necesito un te quiero sincero, quizás así vuelva todo a realidad, a los sentimientos. Como deseo que cambien las cosas, como deseo poder derretir este hielo que acoge mi corazón. Porque no siento nada, solo este frío ardiente. Llegué a la conclusión de que mi corazón se quedó congelado hace tiempo, cuando las risas ante mi te quiero hundieron la moral, quizás también se congeló. Y desde entonces, desde hace tiempo no dige ni un tan solo e quiero sincero, porque y llegar a pensar que quisé sentir eso. ¡Mierda de frío! Todo se hundió como aquel barco rozando el iceberg. Porque ahora ya no siento nada, me limito a pensar en es frío que hace a mi alrededor, en las cosecuencias de mis actos. Porque ahora es cuando comienzo a pensar que me dejaste seco, frío, sin sentir sentimiento alguno. Tú fuiste fría, hicistes daño a mi corazón, y por eso ahora estoy así. Ahora sé que no volveré a decir un te quiero sincero.
Para Javier.
November rain...(8)

viernes, 23 de septiembre de 2011

Puto tuenti.

Porque son las cuatro de la tarde, me conecto al tuenti con esa esperanza de que él esté conectado. Puta impaciencia, como tarda en cargarse el chat. Porfín se cargó. Busco su nombre impaciente, mientras tanto veo de reojo esas pequeñas fotos, con el circulito verde con un 1, que saltan, y salta, mientras tanto sigo buscando su nombre, lo encontré, está conectado. Abro su conversación, la cierro, la vuelvo abrir, la cierro, y me tiro así durante un cuarto de hora, cuando porfín decido hablarle. Le habló, mientras tanto escribo una entrada, un estado, comentando a la gente por comentar, para que mi perfil salga el primero y él lo vea. Vea que estoy conectada, me hablé. Pasan horas, sigue conectado, no me habla, yo sigo comentando, poniendo estados, entradas. De repente se me viene a la cabeza la idea de que se lo haya dejado conectado sin darse cuenta. Entonces es cuando lo dejo conectado yo, me ducho, me pongo el pijama, ceno, son las diez, sigue conectado, pero no me habla. Actualizo, y de repente sale allí, todos sacan tiempo para hablarme menos él. Su perfil sale ahora el primero, ha cambiado el estado, y le ha comentado una puta, esa puta que tanto daño me ha hecho. Abro su conversación la cierro de nuevo, pero busco su nombre en la lista, está sigue ahí, no se va, ella le sigue zorreando. Y no se desconecta, todos hablan y hablan, menos él. Son las dos de la madrugada, se desconecta los ojos se me llenan de lágrimas, se fue, no me habló, solo sacó tiempo para ella. Pero cuando justo voy a pulsar la cruz de la derecha de la pantalla aparece de nuevo su nombre en la lista. Volvió. Entonces alos dos minutos es vuelve a ir, pero esta vez no vuelve, son las tres, abro su perfil, vreleo una y otra vez los comentarios de esa zorra, y porfín con lágrimas en los ojos corto el ordenador de un golpe. Me levanto, me dirijo hacia la cama, y vuelvo a pensar en él, recordando sus ojos, sintiendo esa impotencia de no tenerlo. Otra noche larga, en vela, soñando con que alguna vez me respondas, pensando el por qué de su existencia.

jueves, 22 de septiembre de 2011

Recordar cada te quiero.

Día tras día releer las conversaciones, los mensajes, recordar las llamadas. Recordar eso pequeños momentos y detalles. Cada vez que recuerdo aquellas llamadas, siempre me detengo en el te quiero deseando cada vez más volver a oírlo, volver a oír tus palabras, volver a oírte a tí, dios, te echo tanto de menos. Cada vez que pensaba que nada podía ser peor ahí estabas tú demostrandome que todo era mejor, con una de tus sonrisas que tanto me encantan. Porque aún recuerdo como el corazón me va a mil cuando te veo, es inevitable, provocas algo en mí que nunca nadie provocó, eras la única causa de mi sonrisa, y ahora no hay futuro. Se vivía genial con la ilusión de morder esos labios que dios, son tan perfectos, me pirran. Recuerdo cada día esperando tu llamada impaciente, cada noche sin dormir pensando en qué decirte al día siguiente, en qué cuento contarte para que pudieras dormir. Ahora ya solo me queda esperar, darle tiempo al tiempo, y desear verte con todas mis fuerzas. Todas las noches sueño con tus ojos, con tu boca, con volverte a ver. Con el reencuentro perfecto, aunque cuando me despierto pienso-¿por qué sueño esto si nunca pasará?. Todo es difícil ahora, ya no tengo tu apoyo, tus te quiero, no veo tus ojos, me faltas. Algo es algo. Dejaré que pase el tiempo, pero seguiré soñando con poder ver esos ojos de nuevo. Dios es tan doloroso recordar, y tan difícil no hacerlo. Ahora solo quiero desaparecer, todo está mal, tú ya no estás, y yo no se que hacer, solo quiero desaparecer, que todo acabe, cerrar los ojos y no volver a abrirlos. Ojalá pudiera volar, posarme en aquella torre, y poder observar todo, sin que nada me afecte, solo mirarte, mirar esos preciosos y perfectos ojos, que son mi delirio.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Acariciáis el cielo.

Cada día me preocupan más las caídas, todo tiene que cambiar ahora. Desconocemos todas las causas, permanecemos quietos pensando en la huída.
 Pensamos por última vez en el momento en el que dedidáis venir, en el momento en el  que lleguéis, tendréis que arreglarlo todo.Pero aún así os detenéis, mirais el paisaje como si de la última vez se tratara.
Piensalo solo un segundo, sí, tú, piensa como estarías ahora. Solo piensa en como vosotros acariciáis el cielo.

jueves, 15 de septiembre de 2011

Tonta.

¡Mierda!¡Mierda!¡Mierda!¡Mierda!¡Mierda!¡Mierda!¡Mierda!¡Mierda!¡Mierda!
¡Estúpida!¡Estúpida!¡Estúpida!¡Estúpida!¡Estúpida!¡Estúpida!
De nuevo me engañaron las ilusiones.
¿Cómo he podido ser tan ingenua?
Otra vez, caí en la misma trampa.
¡Putos sueños!

Madrugón, tras madrugón hace rutina.

Y de nuevo a la rutina, hola madrugones. Volver a oír el despertador, taparte la cabeza con la almohada, al final se resiste, te levantas a duras penas, vas haciendo ciszas hasta el armario; ¿y hoy qué coño me pongo?, miras entonces el horario, coges lo primero que pillas; ¿y qué más da?, te metes en el baño, te arreglas, sales, desayunas, dices adiós, coges la mochila, te enchufas la música, y a esperar a que el camino se haga más corto, cuando en realidad cada día se te hace más largo. Porque es una mierda. Porque se me hará eterno el camino hasta llegar al instituto, y cuando llegué ,no, profesores nuevos, clase nueva, gente nueva, separada de mis amigas, que horror. Este curso será un gran mierda. Tendré que acostumbrarme. Me tendré que centrar en los estudios. Y al fín y al cabo todo es rutina. Y madrugón tras madrugón hace rutina.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Ahora soy yo la que se tapa los oídos y dice la,la,la.

Me parece inceríble tu manera de contradecirte solito, porque un día me quieres, y al otro te doy igual. A veces pienso que es porque eres demasiado inmaduro como para saber pensar. Ya no te entiendo. Solo sé que deseo con todas mis fuerzas que en una de esas veces que te fumas un porro, te ahogues y no te tenga que ver más la cara. Porque en serio tienes cuentitis aguda, de verdad tienes más cuento que calleja, no sabes pensar, tanta mentalidad emo como tienes, y luego es la mitad mentira y estás de puta madre. Porque tu egoísmo pudo conmigo, me acuerdo perfectamente, y ahora nieguas cosas evidentes, y pides cosas imposibles. Porque sí mucho hablar, pero luego poco actuar. Ya veo que bajón te da al verme, esa sonrisa, enserio me haces descojonarme. Porque crees que no se nada de lo que haces por allí, o dices sobre mí, pero las paredes oyen muchacho, y hay que tener amigos hasta en el infierno. Recuerdo tantas discursiones inútiles, porque parecía que tenías ganas de discutir, tantos reproches absurdos que hicieron que todo acabara. Asique ahora sigo con mi ilusión por otra parte. Sé que te jode, te jode que yo ahora esté feliz de la vida, pero ahora no tengo que darle explicaciones a nadie, estoy mejor que nunca. Pudiendo decirte QUE TE FOLLEN CHATO.

martes, 13 de septiembre de 2011

Tanto meter los dedos en el enchufe, que hasta el enchufe te manda a mierda.

Quien me iba a decir, lo que iba a pasar,quien me iba a decir que ibas a cambiar.
Dime cuando tú, cambiaste el bien por el mal...
Porque ahora ni si quiera te arrepientes, solo sabes decir que sufres, pero ¿y nosotros qué?.
 Nosotros no sufimos viendo como alguien importante al que queremos tira su vida por el váter.
Porque ahora ya no eres tú.
Quizás eres lo que quieren que seas.
Solo existen ya mentiras, trampas, secretos, alcohol, defectos, tabaco...
No sé que pasa, ni que pasará.
Pero pareces un niño pequeño; cuanto más le dices que no meta los dedos en el enchufe, más los mete.
Porque advertir, te hemos advertido, todos, ni uno se ha callado.
Y sí, sé que tú también has sufrido, pero ahora nosotros somos los que sufrimos, muy a pesar de que tú no te lo creas, y de que no lo veas.
Y yo ya me rindó, no pienso decir nada más.
Te dí la mano pero no la cogístes, te dejastes caer al precipicio.
Lo siento, siento que todo tenga que ser así.
Pero ahora soy yo la que pide comprensión.
Prefieres emborracharte para no acordarte al día siguiente.
Lo más triste es que aún, al menos yo tengo algo de esperanza de que vuelvas en sí. 
Y es que ya tus promesas no valen nada.
Y eso duele.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Cambiastes.

Todo cambió, ya nada es igual, metístes la pata, cambiastes por completo, convertistes nuestro mundo en un lugar en el que ya solo existen mentiras, secretos, y peleas. Pensabamos que sería algo del momento, quiero decir, que pensé que todo pasaría, que sería una racha pequeña que se acabaría en unos miseros segundos, pero veo que me equivocaba, nos equivocamos todos al juzgar sin dejar el tiempo pasar, porque comprendemos ahora que las promesas no valen nada, son esas promesas las que se van con el viento, pero no las hemos olvidado o almenos yo. Porque entiendo el sufrimiento, el dolor, la apariencia, los llantos, las sonrisas, te entiendo a tí, quizás sea la única, pero simplemente cambiastes, y no me gusta mucho. Todo ahora es diferente; unos buscan amigos, otros traiciones, otros planean, otros callan, y otros ocultan. Ahora que todo cambió, esa caja llena de secretos se hundió, y se hundió en aquel maldito lago lleno de prohibiciones, mentiras, secretos, planes, bebidas, tabaco, totalmente lleno de mierda, tanta mierda que te hace salir corriendo y no afrontar nada. Porque ya solo nos limitamos a llamarte con alguna esperanza de que demuestres ser la misma, pero no, cambiastes, no nos cojes el telefono, porque estás tan ocupada pinchandote heroína.

No espero que lo leas, solo espero que vuelvas a reaccionar, que me cojas el telefono. que te quites esa benda. Me parece irónico que fueras tú la que me ayudaras a salir de ese asco de lago, y ahora rechaces mi mano cuando te hundes en ese mugriento lago.


lunes, 5 de septiembre de 2011

Y hablais de algo inexistente.

Sacais mierda de una cajón de mierda inexistente, o al menos invisible para mis ojos.
¡Quiero vivir joder!
Ya tengo conciencia.
Quizás no sea todo lo mayor que quiero, pero al menos soy responsable.
Cuando hago algo asumo las consecuencias.
Pero esta vez no hice nada.
Soy inocente.
Aun que si el delito es vivir, lo siento
Sí, soy culpable.

Gritabas solo por un tonto carpicho.

Y pensaba que no sería capaz, que no podría lograrlo, que no podría sonreír, nunca, aun que supongo que nunca es una palabra muy grande. Porque recuerdo como día tras día entrabas llorando en esa vieja habitación ponías la música a tope, lo más fuerte posible para que nadie escuchará esos chillidos, y gritos llenos de odio, ira y rencor, esos sentimientos que día a día aumentaban, que te amargaban la existencia. Porque por desgracía sabía lo que sentías, yo era tú, eramos una misma persona, porque yo era esa que estaba llena de rencor, ira y odio, pero era imposible deshacerse de tales sentimientos, porque dolían, duelen. Era ese tiempo en el que pensaba que todo no podía empeorar y al segundo siguiente la volvías a cagar, volvías a meter la pata, y de nuevo volvías a tener razones para llorar, y gritar sin descanso. No había nada que calmase esa agonía, que callase esos gritos, ni si quiera las pequeñas esperanzas que quedaban en el fondo de ese corazón helado. Porque sigo gritando, nada pasó, pero hace ya de esto.
Porque pensé que estos tiempos no se calmarían nunca, y ahora lo veo, no me equivocaba, seguimos gritando por un tonto capricho que nunca llegará.